Navidad/Nativitas/Nacimiento

93296

vitral2
Crecí en una familia que celebraba apasionadamente la Navidad. De niño experimentaba una bella anticipación cuando se acercaban las fechas navideñas.

Aunque como todo niño “creía” en el cuento de Santa Clos, iba con mi mamá a comprar los regalos para Navidad. Una de las cosas más emocionantes para mí era la anticipación de adornar el arbolito de Navidad. Para estas fechas, en el norte de México hacía mucho frío y nevaba, así que siempre poníamos el árbol de Navidad con el fuego de la chimenea encendido.

La celebración era casi todo el mes; desde que salíamos de vacaciones hasta el día último del año, el espíritu navideño se quedaba con nosotros.

En ese tiempo mi familia no era cristiana, así que la celebración de Navidad era más tradicional que espiritual, pero cuando mi familia tuvo un encuentro con Dios y entendimos el significado de la Navidad, lo empezamos a celebrar aún con más pasión porque ahora entendíamos el verdadero significado de la Navidad.

Cuando me casé continué celebrando la Navidad y contagié a mis hijos con el mismo entusiasmo que desde niño tuve. Debo confesar que habiendo sido cristiano por muchos años yo no sabía que muchos cristianos se oponían a la celebración de la Navidad, hasta que las redes sociales empezaron a crecer; entonces me di cuenta de una oposición casi militante en contra de la Navidad.

Me di cuenta de los pleitos, leí acerca de los argumentos en contra y después de haberlos leído todos, seguí más convencido en continuar celebrando la Navidad y lo hago no solo en mi familia y con amigos, sino también con la congregación que pastoreamos.

Los argumentos en contra de la Navidad son varios y a continuación me gustaría mencionar algunos de ellos y presentar mi postura acerca de por qué no veo ningún problema con celebrar la Navidad.

“Esa no es la fecha en la que nació Jesús”. 

Totalmente de acuerdo. No sabemos exactamente cuando nació Jesús, pero ¿será esta razón suficiente para no celebrar su nacimiento en Diciembre? Muchas veces por cuestiones de agenda, celebramos los cumpleaños de amigos o seres queridos en una fecha diferente. Eso no significa que la celebración no sirva, seguimos festejando al “cumpleañero”. En mi caso, por la frecuencia de mis viajes, muchas veces celebramos mi cumpleaños y el cumpleaños de mi familia en fechas distintas.

“La celebración de la Navidad no viene en la Biblia”. 

Hay muchas cosas que no vienen en la Biblia y aún así las celebramos. Graduaciones, cumpleaños, aniversarios, etc. etc. Además el nacimiento de Jesús sí viene en la Biblia,  tú decides si lo celebras o no. Si celebramos nuestros cumpleaños, ¿por qué no celebrar el nacimiento de JESÚS? Él se hizo hombre como nosotros y tuvo un nacimiento como nosotros. Si le celebro el cumpleaños a todos mis seres queridos, también le celebraré al ser más querido: JESÚS.

“Es una celebración que tiene origen pagano” 

Es cierto, pero muchas de las cosas que hacemos tienen origen pagano y eso no significa que sean malas. (Algo pagano es algo que surgió en la mente o en la cultura de personas que no compartían nuestra forma de creer en Dios). Por ejemplo, si estás leyendo este escrito en Facebook, deberías saber que tiene origen pagano; su fundador Mark Zuckerberg es ateo. Esto no hace a Facebook algo malo, puede ser malo o bueno, todo depende del uso que tú le des. Por si no lo sabías, los nombres de los días de la semana y los meses del año también tienen origen pagano, algunos son nombres de dioses de la mitología. No creo que sea necesario cambiar los nombres de los días de la semana o nombres del mes y darles nombres cristianos.  Muchas de las cosas que surgen en el mundo son buenas. Podíamos escribir volúmenes enteros acerca de las cosas buenas que han surgido del paganismo. No podemos rechazar las cosas solo porque no tienen el sello de la iglesia

Es una fecha que promueve el consumismo. 

Es cierto, pero tú no tienes que involucrarte en ese consumismo. Puedes celebrar la Navidad de una manera más sencilla. Pero aún al comprar algo para Navidad, puedes verlo de una manera positiva; conocí a una familia muy humilde que se sostenían económicamente por varios meses a través de las ganancias que obtenían de la venta de “nochebuenas”, las plantas con hojas rojas que se venden en la época navideña.

En mi casa, mi esposa ha instituido una manera muy especial de celebrar la Navidad. Aparte de la cena, la familia, los amigos y los regalos, tenemos un árbol de navidad que cada esfera contiene uno de los nombres de Jesús. (Emmanuel, Príncipe de paz, Salvador etc.). Cada persona en la celebración toma una esfera, la abre, lee el nombre de Jesús que le tocó y luego testifica de una manera personal cómo ese nombre ha sido de bendición para él o para ella. En vez de escondernos en esta fecha, enojarnos y criticar a los que la celebran, ¡sonríe! Es mejor hacer brillar la  luz de Jesús a nuestro alrededor, y enseñar acerca de quién se trata la Navidad.

¡Feliz Navidad!