“Si no tienes relaciones significativas, aunque tengas a Dios, continúas estando solo”

5215

Trataré de explicar la declaración anterior de una manera bíblica y sencilla para que me entiendan hasta los más “zantos”* que se enojaron al leerla.

Vayamos al principio.
Cuando Dios creó a Adán lo puso en el Edén, un huerto maravilloso. Aparte de eso le dio trabajo, o sea algo qué hacer, un propósito para vivir, pero lo más importante de todo es que tenía la amistad y la comunión con Dios.

A pesar de todo esto Dios dice acerca de Adán: “No es bueno que el hombre esté SOLO”.

El primero en reconocer que el hombre está SOLO, aunque tenga a DIOS, fue DIOS. Dios no comparte tu indignación por la declaración del principio.

El decir: “Yo no necesito a nadie, solo a Dios” suena muy espiritual, pero es anti-bíblico.
Dios nos creó para las relaciones y la comunidad.
Es cierto que hay pasajes que dicen que si estás solo, Dios estará contigo, pero no son pasajes que hablan de una soledad intencional donde rechazas a los demás por creer que solo necesitas a Dios.
De hecho la Biblia declara “¡ayes!” en contra de los que están solos.
“¡Ay del que está solo! Cuando caiga no habrá otro que lo levante”
Eclesiastés 4:10b
¿Por qué iba a decir la Biblia “¡Ay del solo!” si Dios le puede quitar la soledad? ¿Dónde está Dios en este caso?
La realidad es que Dios llena un vacío, pero nos queda otro, otro que solo las relaciones con los demás puede llenar.

Siempre ha existido el tipo de cristiano individualista, aquel que dice que no necesita a nadie mas que a Dios.
En 1a. de Corintios 12, Pablo escribió que los creyentes somos parte de un cuerpo: El cuerpo de Cristo, y cuando alguien dice que no necesita a nadie, actúa precisamente de la manera que el apóstol Pablo trata de corregir, “El ojo no puede decirle a la mano: «No te necesito.» Ni puede la cabeza decirles a los pies: «No los necesito.” 1a. Corintios 12:21.

Déjenme ir más allá y decir que la gente más peligrosa es la que actúa muy espiritual diciendo que solo necesitan a Dios.

En la iglesia de Corinto había divisiones: Unos decían que eran de Pablo, otros decían que eran de Apolos, otros decían que eran de Cefas (Pedro) y habían los que decían que eran de Cristo. Estos, aunque suenen muy espirituales, eran los peores en la división, eran los que no veían la necesidad de relacionarse con alguien, aprender de alguien más o seguir a alguien más.

Hay muchos pasajes en la Biblia que interpretamos de una manera individual, pero son pasajes que deben interpretarse de una manera colectiva. Empezando con el Padre nuestro, nuestro modelo de oración. Este no empieza diciendo “Padre mío”, sino “Padre nuestro” insinuando así nuestra vida comunitaria.
Si tengo a Dios, pero no tengo una comunidad o un grupo de amigos con los cuales pueda orar, continúo estando solo.
El pasaje de Efesios 4 donde se habla acerca de llegar al conocimiento del Hijo de Dios, al hombre perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo, lo interpretamos de una manera personal: “Yo debo llegar a la estatura y la medida de Cristo”, pero el pasaje no está hablando de individuos, está hablando de una comunidad.
De nuevo aquí se aplica la declaración inicial, si yo tengo a Dios, pero no tengo una comunidad con la cual crecer, continúo estando solo.
Si tú eres tan espiritual y solo necesitas a Dios, no te cases, o divórciate si estás casado. Si tú solo necesitas a Dios, no busques amigos; o renuncia a los que tienes. Si tú solo necesitas a Dios, no asistas a ningún tipo de iglesia o comunidad.

Por mi parte, aunque tengo a Dios:
Estoy solo sin mi esposa.
Estoy solo sin mis hijos.
Estoy solo sin mis amigos.
Estoy solo sin mi comunidad.
¡Buen Día!

*Escribí la palabra “santo”gramaticalmente incorrecta con toda la intención.
El que entiende, entiende.



  • Liliana sifuentes

    Espero que asi entiendan y dejen de buscar siempre algo en que atacar. Es tiempo ya de ver las cosas de Dios con amor y entendimiento. Saber discernir. Recuerden por sus frutos los conocereis. Ya es tiempo de unirnos. Y hacer lo mas posible bueno que podamos.